Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de la navegación y para estadísticas

Otros artículos

El transporte mundial, también de juegos de mesa, sigue en problemas.

Hussein Faleh (Getty Images)

Hace unas semanas dedicamos un artículo a varias opiniones sobre el incremento de gastos de transporte que afecta al mercado global y a los juegos de mesa en particular, y los retrasos asociados: Precios de transporte.

Las cosas no parecen que vayan a mejorar en breve.

Hace unas semanas, Patrick Leder, director editorial de la editorial estadounidense Leder Games, publicaba en redes sociales (11 junio 2021):

Escribo esto en nombre de las pequeñas editoriales. Recientemente, los precios de los envíos de la fábrica al almacén (normalmente un contenedor o parte de un contenedor a través del océano) se han disparado. Estamos ante aumentos de entre el 300 y el 600%. No hay manera de que ninguno de nosotros haya podido presupuestar esto. Nosotros tuvimos la suerte de poder absorber la pérdida y seguir enviando a un gran coste. Es posible que algún pequeño editor haya decidido esperar a que se produzca la bajada de precios, lo cual es una hipótesis razonable. La Covid-19 está impulsando gran parte de esta subida de precios y, a medida que las cosas se suavicen de nuevo, deberíamos ver un descenso de los precios. Por favor, por favor, tengan paciencia con las editoriales más pequeñas. Están teniendo que tomar algunas decisiones difíciles en este momento. Tu juego acabará llegando en algún momento, y castigarlas por eso ahora no va a ayudar. Puedo asegurar que ya se están castigando a sí mismas.

Leder Games

 

Otra editorial estadounidense Grey Fox Games declaraba recientemente en una actualización sobre su juego For Science! de R. Eric Reuss (20 julio 2021)

[Los juegos] están en un contenedor y esperando a que encontremos una manera de llevarlos a nuestro socio de distribución que no nos cueste 4 o 5 veces más de lo que normalmente nos cobran. Tenemos un montón de socios de transportes y estamos trabajando con ellos todos los días para encontrar una manera de hacerlo posible. Los envíos son una locura ahora mismo, estoy seguro de que muchos de vosotros habéis oído hablar de ello, y aunque eso puede estar fuera de nuestro control, no quiero apoyarme en ello como excusa. Haremos todo lo posible para que estos juegos os lleguen tan rápido como podamos. (...)

For Science!

 

O Petersen Games, que ha asumido los sobrecostes hasta el momento, habla sobre la incertidumbre de la situación (20 julio 2021):

(...) No hemos mencionado el aumento de los precios de transporte (al menos no explícitamente). Sabemos que los gastos de envío son una locura, ya que acabamos de experimentarlo con varias semanas de retraso en el envío de nuestro juego Evacuate [de Tony Mastrangeli & Jeff Petersen] para poder finalmente cumplir con el proyecto de Monster Invasion (...)
(...)
En efecto, los precios también han cambiado, pero nuestra experiencia se ha visto afectada más bien en los retrasos en los plazos (hasta ahora). (...)
Dado que las cosas están ciertamente en el aire en todo el mundo con los envíos, con cambios quizás semanales, tiene poco valor que tomemos una decisión ahora con respecto al envío hasta que los productos estén más cerca de estar listos para ser enviados. (...)

Petersen Games

 

La web Dicebreaker dedica un nuevo artículo al asunto: Board game publishers don’t expect shipping woes to end soon, prepare for higher fees and longer delays (26 julio 2021), por Chase Carter.

(...)
El aumento de los precios se debe a la escasez logística de los contenedores que la mayoría de las editoriales de juegos de mesa utilizan para transportar sus cajas desde las instalaciones de fabricación en China a países de todo el mundo. Cuando las industrias empezaron a recuperarse del parón económico provocado por la pandemia del Covid-19, la afluencia de pedidos consumió de inmediato todo el transporte físico disponible y provocó guerras de ofertas por los pocos y preciosos contenedores que aún quedaban en circulación.
Esta cadena de causas y efectos se vio agravada por las diferentes respuestas nacionales a la pandemia, junto con los posteriores brotes en el este de Asia y la pronta reapertura de los negocios en Estados Unidos y Europa. Los contenedores vacíos deben volver a China, pero la congestión portuaria en los países occidentales hizo que muchos contenedores vacíos se quedaran sin utilizar, a pesar de un retraso cada vez mayor. Según los informes, el retraso podría continuar -o empeorar- durante el resto de 2021.
(...)
"Estamos viendo aproximadamente seis veces más altas las tarifas de reserva de transporte oceánico actualmente", dice Marshall Britt [director de operaciones de Leder Games] (,,,)  "Las indicaciones que recibo de nuestros agentes marítimos es que debemos esperar que los precios se mantengan muy altos durante el resto del año y quizás más allá.".
(..)
"Con un espacio limitado para almacenar los juegos, las instalaciones de fabricación dependen de un suministro constante de contenedores para llenarlos con productos y enviarlos de vuelta; las interrupciones leves suelen causar retrasos bastante importantes", dijo Britt. "Una interrupción importante de esta magnitud no tiene precedentes, y me temo que probablemente no hemos empezado a ver toda la gama de efectos que esto puede causar".
(...)
"Por ahora somos capaces de absorberlo [el sobrecoste], pero las productoras más pequeñas podrían no tener la escala que nosotros tenemos para manejarlo" (...) "La decisión difícil será que si envían ahora podrían acabar con sus márgenes de beneficio en la venta. Si esperan, podrían molestar a los clientes, pero tal vez conseguirían que el precio volviera a bajar. Pero no lo sabemos, y todos corremos el riesgo real de ver cómo los precios siguen subiendo."

Dicebreaker


 

Las incertidumbres de estos tiempos se hace patente para los juegos de mesa. El problema del transporte mundial, y la lejanía de China, van a mantenerse en el tiempo.

¡Nos jugamos!

Jugamos Tod@s

Regístrate para enviar comentarios

TIENDAS de JUEGOS colaboradoras