Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de la navegación y para estadísticas

Otros artículos

Los principios matemáticos del juego.

Dobble

Dobble es uno los juegos de mes de la última década que más copias ha vendido en el mundo desde su primera publicación en Francia en 2009. Tiene decenas y decenas de versiones y ediciones en diferentes idiomas y países.

Su publicación originalmente estuvo algo enturbiada en 2010 por las coincidencias evidentes del juego Dobble de Denis Blanchot con un juego de mesa anterior, el Kunterbunt de Reinhard Staupe de 1995 (Recientemente publicado en España como El osito curioso por Mercurio). El asunto pudo ser una casualidad, al estar los juegos basados directamente en un conocido principio matemático, pero Asmodee no supo tratar el asunto pública ni privadamente, e incluso la asociación de autores de juegos alemana SAZ debió expresar su malestar a principios de 2011.

      El osito curioso

Este año se publicó una versión Collector de Dobble para celebrar su 10º aniversario.

Asmodee ha dedicado en su web un artículo al origen del juego, remontándolo a los principios matemáticos en los que se basa:

¡Feliz cumpleaños, Dobble!
Celebramos sus 10 años contando su origen más secreto
(...)
Pero… ¿Sabías que en realidad Dobble es bastante más viejecito? Concretamente 170 años. Y es que su origen hay que buscarla en Lancashire, al norte de Inglaterra, en el año 1850. Por aquel entonces, las Matemáticas causaban furor y los que se dedicaban a ellas casi unas estrellas del rock. Vale, no tanto, pero por ahí andaban. Para que te hagas una idea, sobre los descubrimientos en Matemáticas de esta épocas se sustenta toda nuestra tecnología digital. Sin aquellos señores haciendo números en cuadernos, nuestros ordenadores no podrían existir.
Ahí es cuando el Reverendo Thomas Penyngton Kirkman, un simple aficionado, inventó un problema matemático y lo envió a una revista para aficionados a la materia… Y dejó a todo el mundo boquiabierto. El problema en cuestión no te lo vamos a explicar aquí y ahora porque, bueno, por aquí somos casi todos de letras y no lo terminamos de entender muy bien, pero gracias a él se desarrollaron teorías que luego se usaron en la comunicación entre ordenadores y satélites.
Sí, todo eso a partir de un problema de matemáticas de 170 años de antigüedad. Nosotros tampoco entendemos nada, tranquilos.
El caso es que la segunda aplicación práctica del problema resultaron ser los juegos de mesa, aunque tendríamos que esperar hasta 1976, cuando otro entusiasta de las Matemáticas frances, Jaques Cottereau, intentó resolver el problema creando una serie de tarjetas con dibujos de insectos. Finalmente fueron rediseñadas por Denis Blanchot, el cocreador del juego y diseñador de las ilustraciones originales, algunas de las cuales todavía se conservan en el juego. 
Hace diez años salía a la venta Dobble después de un periodo de gestación de 160 años y convirtiéndose en un éxito mundial inmediato. Y desde entonces hasta ahora… ¿Tú qué opinas? ¿Hacemos o no hacemos bien celebrar el cumpleaños por todo lo alto? 
(...)

En realidad el denominado Problema de las colegialas de Kirkman no es tan complicado de entender y la condescendencia sobre la dificultad de las Matemáticas es innecesaria -¡que corto de miras es seguir diciendo que se es "de letras"!

¡Nos jugamos!

Jugamos Tod@s

Regístrate para enviar comentarios

TIENDAS de JUEGOS colaboradoras