Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de la navegación y para estadísticas

En producción

No a las copias - Una vez más.

Bohnanza - Finalista JdA 2007

Esta historia continúa directamente desde aquí: .

La campaña en Kickstarter del flagio (plagio lúdico) Crypto Cartel ha continuado sin más, no exenta de polémica, pero adelante. De hecho ha finalizado alcanzado su objetivo y recaudando 13.760 $ en total. Su responsable, Andy Mazeika, se ha enfrascado en rebatir las acusaciones de plagiar Bohnanza con argumentos como éste (En la página de Kickstarter):

¿Entonces por qué puede jugar mi juego en 30 minutos mientras que Bohnanza dura al menos 45?

Y justo en este momento aparece otra campaña en Kickstarter de un juego que también es, y todavía más, una indisimulada copia del Bohnanza de Uwe Rosenberg.
El producto se titula Money Buns (Bollitos de dinero) y la única diferencia con el juego original es la estética de las cartas, y respecto las reglas que se comienza con tres campos de plantación (independientemente del número de jugadores) y que al final del cada turno todos los jugadores roba una carta, ¡y ya está!

La responsable es Christina Scamporrino y se presenta:

Diseñadora de arte con sede en Santa Monica, California (USA)que cree apasionadamente que debería ser verano todo el año. Soy la mitad de Team CP, el dúo responsable de Money Buns.
(...) la otra mitad es marido Pierre Tasci, un ingeniero de software, quien se ha encargado del negocio (...): financiación, operaciones web, etc.

Ya comienza a ser ridículo que el propio Pierre Tasci, coautor del juego, aparezca citado en la sección de Reviews (Críticas) de la campaña - El propio diseñador alabando su juego:

https://ksr-ugc.imgix.net/assets/023/256/376/2a448f67dfca1d16049f0fa9d4383be2_original.png?ixlib=rb-1.1.0&w=680&fit=max&v=1542168356&auto=format&gif-q=50&lossless=true&s=e23a439f647322aaaa3e527d4faa267c"No puedes comerte las cartas. Esa sería la única cosa mala en le juego." - Pierre Tasci

En sus comentarios en el proyecto Scamporrino da a entender claramente que desconoce el medio de los juegos de mesa. Sencillamente le gusta Bohnanza y que cree que cambiando sus ilustraciones por otras, que a ella le gustarán más, ya puede vender el producto.
Ante el primer comentario sobre su flagio, responde:

Dejadme comenzar diciendo que soy gran fan de Bohnanza.Como ya he mencionado, la mecánica de negociación es uno de sus aspectos favoritos y creo que está infrautilizado en los juegos. Dicho esto, Money Buns no es Bohnanza ni viceversa. Cada palabra en las reglas, cada icono en las cartas, las recompensas, y cada ilustración ha sido cuidadosamente considerada específicamente para Money Buns para conseguir tres cosas: 1. Hacer el juego asequible, 2. Hacerlo fácil de aprender, y 3. Hacerlo estéticamente agradable. Agradezco vuestra franqueza y entiendo completamente a quienes prefieran una nueva mecánica.

Posteriormente ha añadido un comentario

Money Buns tiene todo el atractivo milenial de Sushi Go! + la negociación de cartas-nuevas-cada-turno de Catan + la no bien valorada pionera mecánica de cartas inventada por Uwe Rosenberg (Bohnanza).

Lo ciero es que Money Buns es solo una copia de Bohnanza de Uwe Rosenberg.
La comparación con las cartas de Bohnanza es directa, cambiado las ilustraciones:


 

Y la cosa no acaba aquí.

Resulta que la propia Christina Scamporrino es mecenas del proyecto Crypto Cartel (como puede comprobarse en su perfil en Kickstarter).

Y que cuando en BGG aparecen de nuevo lógicamente las voces contra su copia, es Andy Mazeika quien defiende a la responsable de Money Buns, tomándose la situación a chiste (con gracia, en su opinión):

¡Que valiente es esta bonita chica! ¡¡¡Plagiando mi plagio de Bohnanza!!!
¡Esto es solamente un gran plagio de todo "Crypto Cartel"! ¡Incluso ha programado su campaña después de la mía! ¡¡Qué valiente ella!!

Otras de sus justificaciones:

Creo que mi posición es muy clara a este respecto. Pienso que la imitación es el mayor cumplido que una persona puede expresar por algo.
La única cosa que sería ilegal e inmoral sería si alguien duplica completamente Bohnanza de cabo a rabo. Por ser más preciso, si alguien toma las cartas, usa el mismo mazo, las mismas ilustraciones, y sus reglas son las mismas palabra por palabra - Entonces eso es ilegal.
Ni yo mismo ni Christina [Scamporrino] podemos ser acusados de esto.
(...) En serio. ¿Han protestado antes por la creación de Cards Against Humanity?
(...) Si queréis probar a crear una imitación de “Crypto Cartel,” ¡adelante! ¡No me importa! (Seríais unos hipócritas si lo hacéis, pero es vuestra línea que cruzar, no la mía... pero de verdad que no me importa.) ¡Si es mejor y me lo puedo permitir la compraré!
Tengo que apostar a que Christina probablemente piensa del mismo modo.

Y atención a la actualización que publica para los mecenas de su Crypto Cartel:

Hola Creyentes-
quiero llamar vuestra atención sobre una campaña de Kickstarter que , como diseñador, APOYO COMPLETAMENTE.
Si tiene algo de dinero suelto o sitio pra otro juego más, OS RECOMIENDO ENCARECIDAMENTE que echéis un ojo a “Money Buns.”
MB no ha tenido un buen comienzo, pero creo que debemos mantener sus ascuas calientes y ayudar a avivarlas para ayudar su campaña, ¡porque su juego es asombroso!
La diseñadora es Christina Scamporrino de Santa Monica, que ha sido atacada por algunos importantes autores de juegos que intentan arruinar sus esfuerzos de marketing por ser un emprendedor creativo de éxito como yo.
Si os gustaría tener una versión más familiar de mi juego Crypto Cartel, por menos de 10$, entonces ve directo.
Nada de esto es fácil, gente. Y algunas grandes editoriales están intentando echar del mercado a nuevos diseñadores como yo mismo y como Christina, cuando sencillamente no tiene motivos para ello.
Dicen que nuestros juegos son plagios o rediseños estéticos y que no hay sitio para ellos.
Pero está OK que Cards Against Humanity exista...
¡Si tienes un dolar para gastar, por favor ve allí!
No me gustan los Matones de Mercado.

Evidentemente el pobre Andy Mazeika tiene problemas y cosas por comprender respecto la autoría de los juegos de mesa.

Christina Scamporrino da otras ingenuas y desinformadas respuestas en BGG:

Gracias por tomar el tiempo de hablar de Money Buns y por tu reconocimiento del arte. Tienes razón sobre que he puesto todo mi esfuerzo en el diseño visual del proyecto y que ese es mi foco por encima de otras innovaciones en mecánicas de juego. En este sentido, no estoy aquí para competir por un premio a la creación de juegos y entiendo que si tu das prioridad a las nuevas mecánicas, el juego no es para ti. Yo simplemente quiero llevar el hobby de los juegos a más gente, y estoy usando todas las herramientas disponibles para llegar a alcanzar ese fin.

(...) Sí, el ajuste en las recompensas + cantidades fraccionarias marcan la diferencia de Money Buns desde un punto de vista de mecánicas. Money Buns prefiere eliminar la complejidad, lo que sé es más difícil que se señale como una diferenciación - pero si solo pudiera iterar sobre los juegos añadiendo complejidad, los juegos serían horribles y más y más difíciles-de-aprender y cada vez mas lejos del público general.

(...) Ciertamente nosotros no hemos estado cerca del nivel de pruebas que un juego pionero en mecánicas requiere. No obstante, incluso lo que parecen pequeñas diferencias, como todo el mundo robando una carta cada turno, tienen un impacto significativo en las estrategias del juego, en la dinámica de negociación y en la duración total de la partida. No queremos un juego roto, así que lo probamos por ese y otros aspectos para asegurarnos de que nuestra pequeña versión de esta amada mecánica todavía fuese funcional.

Y también se justifica su marido Pierre Tasci, que se presenta como "cocreador de Money Buns con mi esposa Christina":

(...) Nuestra intención con Money Buns desde el principio fue crear un juego específico para un conjunto de personas que pensábamos que podrían beneficiarse de un juego sencillo de estrategia que podría actuar a la larga como semilla para introducirse en los juegos de mesa. Pensamos que este es un grupo de personas que no están ala corriente de la actual oferta de juegos de mesa. Esta es una teoría que estamos validando con nuestro Kickstarter.
(...) si alguien viese Money Buns y le gustase el juego pero odiase su "estilo", estaríamos más que encantados de ver a alguien producir un juego destinado a esa gente a quienes no le guste Money Buns. Creemos que cuanto más grande sea el pastel, mayor beneficio para todos.

Cada frase es un despropósito digno de rebatirse.

Y s que hay más todavía (Actualización 2 dicimebre 2018): Christina Scamporrino, que se presenta como diseñadora gráfica, decía haber puesto "todo mi esfuerzo en el diseño visual del proyecto" y que "cada ilustración ha sido cuidadosamente considerada específicamente para Money Buns", además de agradecer los comentarios favorables a la estética de su producto.
Pero tras una simple búsqueda de imágenes en Internet, varios usuarios de BGG han descubierto que todas las imágenes que usa en las cartas son fotografías de pasteles encontradas en la red (sin ser de su propiedad), con apenas retoques.

Money Buns
La fotografía de un croissant (de Shuterstock) en Internet y el "diseño" de carta de Money Buns.

Muestrario del arte de Money Buns, según Scamporrino.

Money BunsiMoney Buns Money Buns
Diversas fotos en Internet (ninguna de Scamporrino), compárense con sus "diseños".

Más falta de ética es difícil de conseguir.



Por ahora la campaña de Money Buns está lejos de financiarse, cosa que desde aquí no deseamos en absoluto, si no es que se cancela lo antes posible.

Los juegos también tienen autores

El desconocimiento social de los juegos de mesa como obras de creación cultural y el proceso editorial aparejado, se encuentran también en la base de este problema, que podemos temernos vaya a más en un futuro cercano.
Por los juegos y su cultura, ¡nos jugamos!

Jugamos Tod@s

Regístrate para enviar comentarios

TIENDAS de JUEGOS colaboradoras