Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de la navegación y para estadísticas

Otros artículos

 Las quejas de Ignacy Trzewiczek,

I hate board games!

El editor de Portal Games y también autor Ignacy Trzewiczek (Robinson Crusoe, Imperial Settlers, 51st State, Detective, etc.), leva un tiempo expresando sus críticas hacia el modelo de mercado global de los juegos de mesa.
Hace un tiempo reseñamos su comentario sobre La era de tirada única.


Un nuevo artículo de opinión en su blog personal (Boardgames that tell stories) tiene el contundente título de ¡Odio los juegos de mesa! (I hate board games! - 1 marzo 2019).

Odio los juegos de mesa. En serio. Son una constante sucesión de desastres. Veo una nueva portada con una ilustración increíble y de inmediato me han vendido el juego. No sé nada sobre cómo se juega. No he leído las reglas, pero tío, sé que será genial.
(...)
La editorial  contrató a un artista para pintar la mejor obra de arte posible. Tiene un propósito: atraer. Esa portada no tiene nada que ver con el juego. Ese artista nunca jugó al juego, ni leyó el libro de reglas, ni se reunió con el autor. Lo más probable es que ni siquiera juegue a juegos de mesa. (...)
(...) Esa portada no tiene conexión con las reglas o el juego. Es una pieza de arte. ¡Para!
"¡Pero lo queremos!", sigue sonando y me duele la cabeza. "Es impresionante. Este juego será increíble. ¡¡¡La caja lo dice todo!!!!
Así que compro el juego.
(...)
Borro mi cuenta de Instagram para dejar de ver todos esos increíbles anuncios. No sirve. La gente publica fotos (...) en Facebook. Borro mi cuenta de Facebook, pero después recibo un correo electrónico de un amigo mío, que acaba de recibir su copia firmada por el autor. Apago Internet y vendo mi ordenador.
Brillante. Ahora ya no puedo escribir artículos.
Me compro un nuevo ordenador.
Debería comprar un póster con la portada. ¿Para qué necesitaría todo el resto de juego? Lo odio.
De todas formas...
Saco todos los componentes de la caja e intento averiguar cómo funciona el juego. Hay espacios en el tablero que coinciden con la forma de algunas fichas. Las pongo ahí. Hay piezas en 4 colores distintos. Le doy unas a cada jugador. Nos sentamos y nos miramos. Formo la reserva y pongo todas las fichas de monedas en una gran pila.
Mezclo las cartas. Separo todas las piezas de madera por formas.
Mi esposa empieza a impacientarse. Separo las fichas cuadradas por tamaño. Para ser honesto, no tengo ni idea de lo que estoy haciendo.
Mi mujer me mira y conozco esa mirada. Rápidamente tomo una pieza de cada jugador y las coloco en el espacio 0 del marcador que espero sea un marcador de puntos de victoria. Guiño a mi mujer y sonrío.
Es un error. No debería guiñarle.
“¿Leíste el libro de reglas?” Pregunta ella.
"Bueno…"
"¡Debes estar bromeando!", Me grita y se levanta de la mesa. Puedo decirlo, ahora ella está muy enojada. Todo esposo sabe cuando su esposa está enojada. Obtenemos ese poder junto con el anillo de bodas.
"Lo descubriré. Esto no puede ser difícil. ¡Jugué el otro juego de este diseñador hace unos años!" digo, pero ella no escucha. Ella solo me lanza otra mirada. Ella tiene todo un amplio arsenal de miradas. Estamos en la sección "usted está en problemas".
Así que ahora estoy sentado leyendo este maldito reglamento. Tengo ganas de volver a la escuela. Mi cerebro se está defendiendo. Me quiero ir a la cama. Quiero comer. Quiero parar de leer. Quiero hacer cualquier cosa menos esto. Me refiero al libro de reglas. La cosa va lenta, pero avanzo algo, llevo 4 páginas. Solo quedan 32 por recorrer. La fuente es la más pequeña posible. Puedo imaginar cómo fue fabricado. Máquinas de impresión y toda una fábrica a escala de árboles bonsai ...
Odio los juegos de mesa. Lo digo en serio.
(¿Continuará? (...) )


 

Por nuestra parte, amamos y muy bien los juegos. Jugando se vive mejor :)

¡Nos jugamos!

Jugamos Tod@s

Regístrate para enviar comentarios

TIENDAS de JUEGOS colaboradoras