Noticias

O más bien anunciado justo antes. O una patata. O puede que ni eso.

 CaH

 
Cards Against Humanity (Cartas contra la humanidad) es un juego creado en 2009 por Josh Dillon & Daniel Dranove & Eli Halpern & Ben Hantoot & David Munk & David Pinsof & Max Temkin & Eliot Weinstein. El juego se puede descargar gratis desde su web oficial para impimir-y-jugar, o  ser comprado en diversas versiones físicas. En el juego hay que contestar a preguntas y completar ideas relacionadas de la forma más divertida posible.
El juego es poco más que una copia versionada del clásico Manzanas con manzanas de Matthew Kirby & Mark Alan Osterhaus (1999), pero con cuestiones y respuestas más gamberras.
Apoyado en campañas de financiación en Kickstarter, el producto de Cards Against Humanity y sus derivados ha tenido un éxito económico descomunal, sustentado en una fama social que va mucho más allá  del mundo de los juegos de mesa. Y la compañía con base en Chicago creada a raíz del éxito comercial del juego de cartas es conocida por sus acciones peculiares.

A finales de 2014 la compañía Cards Against Humanity vendió cajas sorpresa que literalmente contenían excrementos (Lo contamos entonces). Cada año suelen guardar una sorpresa para el evento comercial del Black Friday.

En la primavera de 2015 la compañía compró la isla de Birch Island, en el lago Liberty del estado de Maine (USA), por 190.000 $, la renombró como Hawai 2 y la parceló en 250.000 porciones minúsculas de terreno, para venderlas y recaudar dinero que donaron a la Sunlight Foundation dedicada a promover la transparencia en las acciones gubernamentales (Contado por aquí).

En 2017 han comprado un espacio publicitario televisivo en la franja horario previa a la Super Bowl, la final anual de fútbol americano en los USA cuyos anuncios son los más caros del año (en concreto los de su descanso), con una audiencia de 114'4 millones de personas en el mundo.

La compañía Cards Against Humanity ha comprado el carísimo espacio en televisión únicamente para emitir éste anuncio:

30 segundos de una patata con la palabra "ADVERTISEMENT" (anuncio). Sin más.

Las reacciones en redes sociales del público televisivo fueron de extrañeza, lógicamente. Y es que el anuncio no tiene nada más que la imagen de la patata, sin más referencia a Cards Against Humanity ni a ninguna otra cosa.
CaH

Cards Against Humanity ha publicado un artículo paródico en su web donde lamentan el fracaso de su campaña publicitaria: Why Our Super Bowl Ad Failed (Por qué nuestro anuncio de la Super Bowl falló - 5 febrero 2017).

Dice Cards Against Humanity (adaptando al castellano):

"Aunque tuvimos un gran éxito creativo, el anuncio ha tenido una repercusión económica nula (0$) y hemos tenido que cerrar el negocio (...)

En esta artículo postmortem examinamos nuestras ideas tras el anuncio y la invalorable lección que hemos aprendido."

La compañía no está en quiebra en realidad, y así continúan la broma con las razones de su fracaso:

"Desperdiciamos tiempo tratando con el pensamiento establecido. (...) contratamos una agencia de publicidad llamada “Wieden+Kennedy". Gastaron más de seis meses de nuestro precioso tiempo lanzando conceptos como imágenes de gente riendo y jugando al juego, y mostrando hilarantes combianciones de cartas a la pantalla. Finalmente nos dimos cuenta de que estábamos quemados por el pensamiento convencional y los echamos, pero solo nos quedaban 48 horas para terminar el anuncio."

- Sobreconfianza en el modelo. (...) realizamos un gran estudio de mercado para concluir que las personas estadounidenses adoran las patatas. (...) El problema es que fallamos al pensar que las personas aficinadas a los deportes podrían hacer la conexión mental desde la “Super Bowl” a la “patata” y a “Cards Against Humanity.” Esto ha sido una auténtica lección de humildad. (...) En vez de preguntar 70 veces a la misma persona si el anuncio era efectivo, deberíamos haber preguntado una vez a 70 personas. Esto nos hace vulnerables a lo que quienes saben de estadística llaman "errores correlacionados".

CaH

- Mala suerte. (...) ningún jugador el partido se vio comiendo patatas, y las patatas no se nombraron en ningún momento de la retransmisión. Nos la jugamos a lo grande y perdimos.

- Error de no confíar en nuestros clientes. Nos preocupaba que los televidentes confundieran la patata con una parte de la Super Bowl. Por eso tomamos una decición basada en en el temor  y escribimos la palabra "ADVERTISEMENT" [ANUNCIO] en la patata para asegurarnos que lo entendieran.

- Nos hicimos las preguntas equivocadas. Una trampa clásica. Gastamos mucho tiempo eligiendo la patata corecta para el anuncio y no nos paramos a cuestionar si una patata concuerda con la imagen de marca de Cards Against Humanity.

- Nuestro anuncio no conectó con la gente joven. (...)

- Nos hemos adelantado a nuestro tiempo (...) la mayoría de anuncios de la Super Bowl son emocionantes de ver. Tienen montones de tomas rápidas y personas famosas apareciendo (...). Nuestra estrategia era virar hacia donde nadie más lo ha hecho. Mantuvimos la dirección pero el mercado no estaba preparado (...)

- No añadimos música. En nuestra idea original imáginábamos música de moda sonando (...) Desafortunadamente nos gastamos todo el presupuesto comprando el espacio del anuncio (...)

- Se nos olvidó mencionar nuestro producto. No hay excusa. Teníamos que haber incluido el nombre de Cards Against Humanity o el logo en el anuncio. ¿Fallo nuestro? Totalmente. ¿Nos arrepentimos? Por supuesto. (...) Lección aprendida. (...)"

En Cards Against Humanity lo de menos es el juego.


 

¡Nos jugamos!

Jugamos Tod@s

You have no rights to post comments

TIENDAS de JUEGOS colaboradoras
EDITORIALES de JUEGOS colaboradoras